Para relajarse, nada mejor que mirar el cielo recostado en la sierra, escuchando el trinar de lo pájaros y el arroyo cantarino que se desliza por su lecho de rocas.